La causa de los accidentes

La DGT anima a la compra de vehículos y da facilidades para la obtención del permiso de conducir. Al mismo tiempo dicta normas, sabiendo que no sirven para evitar la fatalidad y carga las culpas contra los usuarios tratando de concienciarnos. Los accidentes ocurren porque los vehículos son peligrosos y nos hacen creer en una falsa seguridad bajo el amparo de las normas e infraestructuras.

El coche y la moto son armas que matan, dañan el tejido social y la naturaleza. Ya toca plantarle cara a la industria del motor.