¿Embellecer la ciudad?

Si no se hubiese destruido hace unos meses la huerta protegida de La Punta, no se necesitarían 240 millones de euros para embellecer la ciudad. Era un espacio verde precioso, estaba a 300 m del Oceanogràfic y habría sido un espacio verdaderamente emblemático.