Pedigüeños

Hay que tener valor de ponerse en las gasolineras y pedir euros para gasolina.

Me ha ocurrido esta tarde, en el polígono de Vara de Quart y me he dicho, cómo es posible el haber llegado a este extremo.

La persona que me lo ha pedido tendría unos 33 años, bien vestido y con abrigo largo, no tenía aspecto de drogata, pero quién sabe. Esto no es normal, me he dicho, y no se los he dado, pues a mí no me sobran.

A los jóvenes les digo que no apuren tanto la vida y no lleguen a estos extremos, pues esta vida es hermosa, pero hay que esperar para bebérsela.

Yo he sido humilde como mis padres y estoy orgulloso y feliz de la vida. Tenéis que entregaros al trabajo, lo demás os vendrá sólo de recompensa.