Horarios comerciales y de bares

Que los comercios abran en domingo es una buena solución para que puedan comprar las personas que trabajan en horarios alternos, en polígonos industriales, hospitales, etc., que carecen de tiempo libre para comprar en los horarios habituales

Nadie está obligado a comprar en domingo, es algo voluntario, pero ventajoso. Se supone que ese personal disfrutará de su compensación horaria.

Lo que no es ventajoso y está alterando la salud vecinal, es la increíble permisividad del Ayuntamiento de autorizar locales de venta de bocadillos, dulces, botellas, pizzas apestosas, con horarios de venta los jueves viernes y sábado de 1 a 7 de la mañana, como el existente en la calle Actriz Encarna Mañez, esquina con Blasco Ibáñez.

¿Duda el Ayuntamiento de las molestias que esto produce? ¿Podría crear un impuesto menor para los vecinos a los que perjudican los establecimientos que crean conflictos de salud?