Vivir a costa del pueblo

Da la impresión de que en vez del siglo xxi, estemos 5 siglos atrás, porque, desgraciadamente, algunas cosas no han cambiado nada.

Con la aguda crisis que persigue a muchos de los hogares españoles, los cuales a duras penas pueden llegar a fin de mes, hay algunos que ya sea por haber nacido en cierta cuna, o bien por haber sido puesto a dedo por Franco, sigue viviendo a costa del pueblo, con una asignación de 7,5 millones de euros (1.250 millones de pesetas) por una labor que principalmente consiste en viajar a menudo, ir al palco del Bernabéu, cazar osos en Rumanía, irse de regatas o aburrirnos todos los años con su indigerible mensaje de Navidad.

Sin contar con que hay que cargar también con los hijos, que anda que se cortan. Me gustaría saber quién pagará la casa de 8,5 millones de euros que una de ellas y el jugador de balonmano se han comprado, porque en ninguna cabeza cabe que con lo que se gana donde trabaja ella y con lo que pudo ganar él les da para ello.

Sin dejar por supuesto a un lado al Príncipe, que como el otro palacio debía ser pequeño, había que hacerle otro al nene. Y sobre todo que no se les ocurra a ninguno repetir vestuario, sería gravísimo. Hay que seguir exprimiendo la vaca.

¿Cuándo los españoles nos quitaremos la venda de los ojos y diremos basta ya?. Espero que algún día cercano eso sea realidad, o bien que se les cayera la cara de vergüenza y lo dejaran. Pero me da, que vergüenza tienen poca.