Fallas y molestias

Estoy ya asustada al ver los preparativos callejeros para las próximas Fallas.

Yo adoro las fallas, aunque se que poca gente me creerá si no me conoce.

Pero no entiendo como hay personas que no piensan que son molestas para muchos vecinos, sobre todo si estos están enfermos, no pueden participar de ellas y encima tienen que soportar bajo de su balcón la consabida falla de barrio.

La calle cortada, sin sitio para pasar ni mucho menos aparcar, donde los falleros son los dueños, en la que son 25 ó 30 personas dando la tabarra con la música a toda pastilla y hasta las 3 o las 4 de la madrugada con el horario antiguo, ahora con el nuevo empalmarán con la «despertá». Y no llames a la policía, pues aparte de no venir, te dicen:

«Son Fallas, estamos desbordados».

Seguro que en la puerta de nuestras autoridades no habrán ruidos ni molestias. Pues lo que no quieran para ellos que no lo quieran para nadie y que midan a todas las fallas por el mismo rasero. Mi falla celebra sus fiestas dentro de un pequeño casal. No nos dejan poner ni carpa ni salimos a la calle de fiesta.

Espero que publiquen mi carta, y de verdad que nuestras autoridades piensen que hay enfermos que no tiene ganas de ruidos y que necesitan descansar.