Los Príncipes visitan Atocha

Ya estoy cansado de ver a los representantes de la Casa Real española en diferentes actos litúrgicos católicos, el último, la presentación de la infanta Sofía a la Virgen de Atocha. Me parece estupendo que aquí cada cual tenga su confesión religiosa, pero creo que si estos señores pretenden representar a todo el pueblo español, su fe debería quedar en el ámbito más privado. Ya es hora de desvincular a la Iglesia católica de los diferentes estamentos del poder social.

Al fin y al cabo, estamos en un Estado aconfesional. Algunos dirán que es imposible que la prensa no los siga, pero yo no me entero de lo que hacen dentro del palacio de Marivent, ¿no?, pues en la iglesia, lo mismo.