Taxistas y taxistas

Sara, en tu carta de ayer, nos relatas (bastante enfadada) lo sucios, maleducados y causantes de destrozos que somos los usuarios del taxi en Madrid. También nos lees el reglamento «a favor de obra». Pero ¿qué dice el reglamento de esos ‘compañeros’ que en estaciones, aeropuertos y otros sitios se comportan como auténticos... cobrando extras que no corresponden y convirtiendo «por arte de magia» carreras de 3 km en carreras de 15 km? En todas las casas cuecen habas. Y no te enfades, que sonreír cuesta menos. ¡Ah!, en todos los negocios hay que invertir para adecentar y renovar.