Nochevieja en Sol

Nos propusimos ir a Sol a tomar las uvas, Joaquín, Gabriela y yo cogeríamos el autobús de las 20.30 para Madrid y allí quedaríamos con tres amigas, luego nos veríamos con los demás amigos en la fiesta en un hotel.

Llegó el día, Joaquín se rajó y a Gabriela no la dejó ir su prima, acabé cenando un bocadillo de paté en el autobús pensando que si fallaban las amigas de Madrid me quedaba solo tomando las uvas. Pero al bajarme del bus vi a un amigo del pueblo, lo cual me alegró mucho y se me quitó la idea de sentirme solo. Fuimos a tomar algo antes de las uvas, después cada uno por su lado. Mis amigas llegaron puntuales y se me cumplió un sueño: tomar las uvas por primera vez fuera de casa agarrado de la mano de una chica.

Lo que viene después respecto a la fiesta del hotel (Centro Norte) fue lo más soso que pudo haber.