Verano y el taller

Como todos los años, me dispongo a preparar las vacaciones y, ¿cómo no?, revisión del coche (Laguna). Madre mía lo que me encuentro, el presupuesto de mis vacaciones se lo queda el servicio técnico.

Cambio de aceite, filtros... y cuando lo saco del taller resulta que ahora le empieza a subir la temperatura, más dinero, le cambio la batería y deja de funcionar el tarjetero, 300 euros más, y así sucesivamente. Llamé a atención al cliente y lo de siempre, primero paga y luego reclama y ya veremos qué pasa. Pues señores, cuando me devuelvan algo se pasaron las vacaciones. Aprovecho para decir desde aquí  que  los precios son carísimos en los talleres, y que cuando les dices, por ejemplo,  buenos días, te contestan que son 50 euros sólo para empezar. Y ahora voy a ver si tengo alguna hora libre para llevarme  el coche al taller.