Objeción a Educación para la Ciudadanía

Fernández de la Vega ha dicho que «no cabe objeción de conciencia ante la asignatura de Educación para la Ciudadanía ni ninguna posibilidad de que no se aplique».

El Gobierno olvida la Constitución de 1978 en sus artículos 16.1 y 27.3, que recogen los derechos a la libertad religiosa y a la educación conforme a las convicciones de los padres.

La objeción de conciencia es un derecho sagrado e intocable. Posibilita al individuo  resistirse pasiva y pacíficamente a leyes contra sus convicciones.