Obras ruidosas

Los ruidos de las obras son una de las principales fuentes de molestias en una ciudad como Barcelona. Molestan  las realizadas en zonas peatonales tranquilas que por el motivo de quitar unas lozas y abrir un agujero las empresas contratadas o subcontratadas, o lo que sean, se traen todo el armamento de martillos hidráulicos, palas automáticas, equipos electrónicos, transformadores...

A veces para abrir un pequeño boquete en el pavimento, y con todo ese equipo empiezan con un ruido de mil demonios. ¿No se podría recurrir en estos lugares  «tranquilos» de mucho paso de peatones a medios más tradicionales y menos molestos como picos y palas? El trabajo sería el mismo para pequeñas obras  y le agradeceríamos mucho a ese ayuntamiento que tanto vela por nosotros.