Un cambio social

A raíz de los 80 millones de fotos y demás casos similares que venimos conociendo horrorizados estos días, como los abusos de sacerdotes a niños en EE UU, y en Madrid, a mí me ha dado por pensar. Ya ven, a pesar de mi juventud, también pienso de cuando en cuando; no todo es beber cola y «pasármelo chupi con los coleguis». Considero que esta sociedad está saturada de unos valores basados en un consumo excesivo y una moral hedonista que busca el placer sin más; la supremacía de la imagen, el sexo a todas horas en la televisión, en la prensa, etc. Todo esto es para mostrar a las mujeres como mero objeto de deseo. Entre la eterna juventud, la alegría estúpida publicitaria de la adolescencia, etc., algo me dice que hoy en día la sociedad, lamentablemente está enferma.