Ser atlético es un sentimiento

Me gustaría pronunciarme para mostrar mi rechazo hacia aquellos que se definen como amantes del Atlético de Madrid y luego son capaces de asaltar e incluso agredir a nuestros jugadores. Un equipo como el nuestro debe cumplir unos objetivos y estar ahí arriba, pero el no conseguirlo no es motivo de tirar por tierra esta entidad.


Ser atlético conlleva muchos valores y, aunque no sea la más indicada para hablar de historia debido a mis 20 años, una cosa he aprendido: ante todo, ser del atleti es un sentimiento, y si voy a mi estadio es para ver, animar e incluso de vez en cuando cabrearme por aquellos a los que considero míos, y no porque pague su sueldo con mi abono, sino porque con esos jugadores comparto una camiseta que considero mía.