¿Patriotismo?

Una vez más asistimos al agravio comparativo que supone, frente a ser militar, ser albañil, minero, pescador, taxista o cualquier otro trabajador. Mientras unos mueren en «acto de servicio», otros mueren en «accidente laboral»; mientras unos tienen funerales de Estado, honores, medallas, pésames de príncipes y generales, dedicación infinita en los medios de comunicación y son enterrados envueltos en la bandera patria (y no reivindico en absoluto ninguno de estos agasajos, sólo describo los hechos para quien lo quiera entender), los otros, como mucho, tienen seis líneas en una edición local y pasarán a engrosar las estadísticas de trabajadores muertos.

Es muy difícil ser patriota en este país. Mientras España no trate a todos sus compatriotas con la misma dignidad y el patriotismo deje de ser de uso exclusivo de la monarquía y su ejército, seguiremos lamentablemente con las dos Españas. Mi condolencia y solidaridad con las familias de los jóvenes muertos a miles de kilómetros de su casa que, en mi opinión, han muerto inútilmente, a pesar de homilías y discursos, de la peor manera posible, sin saber por qué ni para qué.