‘Góticos’ de vergüenza

Me podéis llamar Morwen, tengo 21 años y estudio Historia del Arte. Aparentemente soy una chica normal, no suelo llamar demasiado la atención, pero los fines de semana me gusta vestirme de estilo gótico. Eso no quiere decir que sea satánica ni que vaya con colmillos. Simplemente, voy de negro con joyas de plata.
Envío esta carta para expresar mi indignación hacia el acto de cuatro vándalos que, en el colmo de su ignorancia, se han burlado de algo tan respetable como una misa. No soy católica, es más, soy neopagana, y tengo mis reticencias con la Iglesia, como casi todos los jóvenes de hoy en día, pero eso no justifica que se burlen de las creencias de otras personas.

Me gustaría remarcar que no todos los góticos son satánicos ni irreverentes. Desde aquí, envío un saludo y presto todo mi apoyo a las personas que se han sentido insultadas por los actos irresponsables de estos cuatro ignorantes. Opino que la multa es justa, e incluso pienso que se les debería condenar a trabajos sociales. Tal vez podrían trabajar cuidando ancianos, y aprenderían a respetar sus creencias y esperanzas.