Buena gente

Sólo quiero agradecer a los conductores de la línea 150 y a uno de la 129 por conseguir localizar y devolverme un portafolio con documentación muy importante de mi trabajo que me había dejado en el autobús. Todos los conductores de la EMT con los que hablé mostraron una amabilidad y una profesionalidad exquisitas. Todavía hay auténticos profesionales y gente buena.