Colgados en la estación de Teruel

35: ése es el número de personas que el pasado fin de semana se quedaron sin plaza en el tren Zaragoza-Teruel-Valencia. ¿El problema? La avería en el material rodante, que disminuyó en la mitad (dos) el número de vagones inicialmente previsto para el convoy.
¿Consecuencias? Personas que habían comprado el billete en Teruel se quedaron sin poder subir para continuar el viaje a Levante.

Mi familia y yo subimos en Zaragoza y al llegar a la estación turolense se desató el problema. Sabemos que se vienen repitiendo muchas deficiencias en esta línea, como numerosos descarrilamientos y demás incidencias.

Sabemos que partidos políticos y sindicatos ferroviarios están presionando al Gobierno central y al autonómico, incluso nosotros mismos hemos enviado este escrito de protesta a Renfe. Pero ¿quién devuelve a los usuarios de Teruel el tiempo perdido?