El nuevo Papa

Después del gran Papa Juan Pablo II resultó elegido el cardenal Ratzinger, y algunos impacientes se apresuraron a censurarle antes de dejarle actuar.


Tras sus primeros actos en público, hemos visto que no se parece en nada a esos perfiles negativos que difundieron, por el contrario se ve que Benedicto XVI es una persona normal y amable.