En defensa de Benedicto XVI

Muchos han sido los que estos días se han atrevido a emitir, desde la ignorancia, opiniones sobre el nuevo Pontífice, que ha sido tildado de «ultraconservador», «fundamentalista» o «retrógrado». Me pregunto cuántos de éstos realmente conocen quién es Joseph Ratzinger, cuántos han leído al menos una de sus obras. Desde aquí animo a todos los que, equivocadamente, creen que con Benedicto XVI estamos ante un Papa de mentalidad inquisitorial a que se familiaricen con su obra literaria. De esa forma estarán legitimizados para emitir juicios de valor y comprobarán que las acusaciones e insidias vertidas contra el Papa son falsas y fruto de un anticlericalismo más propio de Mendizábal que de nuestro tiempo.