¿Sería posible...?

Muy duros de corazón tendríamos que ser para no darnos cuenta de que, justo ahí, a nuestro lado, tenemos la sangrante situación de nuestros hermanos los sin papeles, que día a día arriesgan su vida, con la esperanza de encontrarse una más digna, aunque luego su realidad es conformarse con las migajas que sobran en nuestro primer mundo.


Hay algo que no funciona como debiera: ¿injusticia?, ¿pasotismo? No busquemos culpables. Sin embargo, siendo positivos, desde el punto de vista de nuestro grupo cristiano, hay algunas posibilidades de solución que soltamos al aire cada vez que la Guardia Civil intercepta una nueva patera, por si alguien con preparación, poder y compromiso suficientes las recoge y acepta el reto:


–¿Sería posible que hubiera tratados con otros países con los que legalmente y con documentación los trabajadores pudieran entrar en nuestra nación?


–¿Sería posible que la ley castigara de modo más contundente a los mafiosos que tratan con la miseria de estos hermanos?


–¿Sería posible que se cribase la entrada de inmigrantes para no dar entrada a los delincuentes? Restan credibilidad y valor a los que realmente vienen a trabajar honradamente?


–Y por último, ¿sería posible que los políticos, sean del signo que sean, cojan de una vez el toro por los cuernos y no sigan siendo cómplices, de la trata y esclavitud que se ejerce contra las personas en pleno siglo XXI ? .