Atrapadas en la anorexia

Nunca te imaginas que puedes llegar a ser como esas chicas que salen en la tele comentando cómo estuvieron atrapadas en la anorexia y cómo esa maldita enfermedad les apartó de todo lo que amaban y les arrebató las ganas de seguir viviendo. Y ahora, mírame. Aquí, sufriendo por retenerme para no ir al baño después de haber tomado unas malditas galletas. Pero ya es tarde, hace dos minutos que salí de allí «vacía», vacía de remordimientos y, de lo que más necesitaba, vacía de comida en mi estómago.


«Rellenita», aún me duele el escuchar esa asquerosa palabra… Así empezó todo. Las palabras duelen, y mucho más sobre una niña de seis años que lo único que necesita para vivir es su pelota de baloncesto y su muñeca preferida.


El salir a la calle se convierte en un martirio, y las ganas de vivir van desapareciendo porque crees que nada tiene sentido en este mundo si no estás delgada.


La palabra «gorda» se adentra de tal forma en tu cabeza que aún hoy he sido incapaz de sacarla. Sigo luchando por superar esta enfermedad antes de que ella me supere a mí.


Sólo te pido un favor. Recuerda aquel comentario «inocente» que hiciste ayer sobre aquella niña o niño. Y, por favor, no lo vuelvas a hacer. Así comienza todo.