La impresentable tauromaquia

Por la presente carta deseo expresar mi rechazo absoluto por cualquier forma de tauromaquia, considerando esta práctica otra manifestación más de la soberbia de la que hacen gala los seres humanos, sobre todo de aquellos que carecen de valentía propia –los que disfrutan del espectáculo taurino y, por otro lado, los que montan el espectáculo–, que abusan de otros seres vivos indefensos con el único objetivo de enriquecerse. Bärbel Ahlers Kuhrke.

Me gustaría pedir a los Reyes Magos que, durante estos días navideños, pero sobre todo también durante el resto del año, el abandono y el maltrato a los animales sean unas prácticas que se acaben de inmediato, y también les pediría que sea mucho más dura con los maltratadores la ley de protección animal. Si de verdad alguien quiere tener un perro o adoptarlo, hay muchos que están en las protectoras o perreras municipales. Gracias. Rosa María Pérez.