Querido Papá Noel...

Yo le pediría a Papá Noel que nos dé paz en el mundo, que desaparezca el terrorismo, que la gente no fuera egoísta ni envidiosa, que los perros respetaran nuestros árboles y nuestras calles, que no hubiera más fitipaldis que ocasionen accidentes de tráfico...
También que desapareciera de una vez la violencia doméstica.

Le pediría tantas cosas que ahora ya sé que es imposible, pero ¿qué costará que las personas sean un poco más humildes y no tan malas personas? Papá Noel no puede cambiar a las personas ni tampoco puede cambiar sus ideas, pero las personas sí que podemos cambiar.