Abuso hostelero

Me tomo un chocolate con churros en la barra a las 9.30 h el jueves 14-12-06 en la famosa chocolatería Valor, en pleno centro de Madrid; su precio, 2,10 euros. Atención: vuelvo a los dos días a la misma hora y pido lo mismo, su precio: 3,80 euros (632 pesetas). Comento al personal del servicio que cómo es posible semejante diferencia. Respuesta: ¡es que es sábado!
No sé hasta qué punto esta estrategia comercial es legal (invito a quien corresponda a que lo compruebe), yo creo que no, pero mientras siga habiendo tontos que se lo paguen, esta gente tendrá vía libre para seguir timando y riéndose de la gente descaradamente con barbaridades como ésta.