¿Es menos grave la agresión a alumnos?

Veo en los medios de comunicación la indignación que tienen los profesores por ser algunos de ellos agredidos por alumnos y la respuesta popular, e incluso judicial, que se está ofreciendo.
Me parece bien, porque nadie merece ser agredido. Pero estoy muy enfadada por el olvido y trato diferente que se da a los agresores cuando son los propios alumnos los agredidos. Ellos tienen que soportar  malos tratos y vejaciones durante años y, en ocasiones,  son los profesores los que prefieren mirar a otro lado.
Y cuando por fin sale a la luz, si el agredido tiene suerte y «aún vive» (hay muchas muertes en vida), es él quien tiene que abandonar el centro como si fuera un delincuente. No hay derecho. Los profesores son muchos, están unidos y amparados, y los padres están solos con su impotencia y su dolor a cuestas.