La mafia del ladrillo

Todos los días aparece un nuevo caso de «mafia del ladrillo». Lo más grave es que esto no es de ahora, pues ya van tres o cuatro años de pelotazos descontrolados y prevaricaciones bochornosas de los corruptos de turno.
¿Es que necesitamos tantas viviendas? ¿Son para nosotros tantas edificaciones? Con la falta de agua y con la deficitaria red eléctrica, ¿podremos dar servicio a tanta gente?

Antes se traficaba con drogas, armas, mujeres... y ahora se trafica con recalificaciones. Total, la autoridad de turno mira para otro lado.