El papel de la monarquía

Como la gran mayoría de españoles, estoy orgulloso de nuestra monarquía parlamentaria. Ahora bien, considero que este Gobierno socialista degrada a la más alta representación del Estado. No es justo, ni lícito, ni ético, ni siquiera políticamente correcto que Zapatero le haga decir al Rey Juan Carlos I que el régimen político de Rabat está haciendo un gran esfuerzo para democratizar Marruecos, porque todo el mundo sabe que no es verdad. Ni que ponga en boca de Don Juan Carlos el agradecimiento a las autoridades de Marruecos por su colaboración y firme apoyo en la lucha contra el terrorismo, porque tampoco es verdad. Sí que es verdad que las víctimas del terrorismo –o sea, todos los españoles– aún esperamos una explicación clara sobre la manifiesta relación de los servicios secretos de Marruecos con el 11-M. Barcelona.