Rezaremos hacia la Meca

Observo con estupor cómo reaccionan en algunos países gobernados por fanáticos religiosos islámicos ante las mal interpretadas palabras del Papa. Díganme si en este tipo de países se permite construir alguna iglesia católica; porque aquí cada vez ahí más mezquitas.
Cada vez acogemos a más inmigrantes, muchos de ellos islámicos, que nada más pisar suelo español tienen derecho a asistencia sanitaria gratuita, reciben becas de comedor y plazas en las guarderías y se ponen por delante en las listas de VPO.

En nuestro país, demócrata, solidario, tolerante y libre, no se muestra el desprecio hacia su religión y su forma de vida, como hacen ellos en sus países de origen con nuestra civilización.

¿Acaso yo, homosexual, tendría la misma libertad que ellos tienen aquí si fuese a sus países? No. Se empieza dando concesiones y se termina siendo conquistado. Al final todos rezaremos hacia la Meca.