Valencia, otra lectura

Será difícil saber qué pasó en el Metro de Valencia. . Puede haber sido desde un fortuito accidente hasta una desmedida negligencia.

Muchos valencianos indican que el mantenimiento de la línea afectada era lamentable. Construir un Metro no es caro. Sin embargo, pocos cuentan con los costes de explotación: seguridad, Policía, extractores, bombas de agua, escaleras, iluminación, etc. Eso lo hace mucho menos ‘barato’.

Los automovilistas suelen quejarse del pésimo mantenimiento de las carreteras. Y hay muertos. O de que hay infraestructuras poco optimizadas, y por lo tanto, costosas. Igual ocurre con las vías de los trenes.

Somos un país proclive a cortar cintas, y acto seguido, olvidar que las infraestructuras requieren ser mantenidas. Y eso, señores, no es tan barato.