Sentencia de muerte

Tal vez cuando estas líneas sean publicadas, Terri Schiavo haya muerto porque el juez de Florida rechaza la solicitud de sus padres y de ésta, porque Terri puede comunicarse. Cuando la desconectaron de las sondas, expresó su deseo de vivir y de que se restaurase la vía de alimentación.

Una persona está a punto de morir de hambre y sed, con el amparo de la ley y con el aplauso de gran parte de la sociedad. Es el derecho a decidir sobre la vida y la muerte propia y ajena, un progreso que desprecia la vida cuando no la considera útil. Es el paso definitivo hacia una sentencia de pena capital que, amparada en una cultura de la muerte, arrebata al hombre su dignidad.

Si la ley, que debe estar al servicio de la vida, accede a su finalidad, se convertirá en una ley injusta.