La vivienda, inaccesible

Me veo obligado a renunciar a vivir para meterme en un piso que me cuesta tres veces su precio real e hipotecar mi vida 30 años. Vivo de alquiler, me quiero mudar a otro piso más grande, pero no lo consigo, y en el que encuentro me tengo que dejar las tres cuartas partes de mi sueldo.