Piscinas a la carta

Me parece una locura la nueva ley sobre las piscinas. Vale que no tenemos agua, pero los murcianos la aprovechamos al máximo.

Está claro que los que han hecho la ley no tienen piscina ni saben cómo funciona.

El agua de las piscinas se utiliza para regar. Se conserva durante todo el invierno, hay productos específicos para ello; incluso, si se te echa a perder el agua, existen unos polvos mágicos que la depuran. El cloro líquido pasó a la historia, ahora las pastillas te duran una eternidad, las depuradoras se programan. También existen lonas para cubrirlas en épocas de estío, las hay hasta de cristal, metalizadas y motorizadas. No importa el tamaño de las piscinas, el agua se conserva y se fructifica. Si nos tenemos que ceñir a las medidas estipuladas y modificar la estructura achicándola hasta su correcta mesura, conllevaría un derroche de agua, ¿o no se utiliza el agua para obrar? ¿Y qué hay de la evaporación?