Pisos de alquiler

Esta carta hace referencia a una carta que mandó un señor diciendo que hay pocos pisos de alquiler y que los pocos que hay son muy caros. En primer lugar, comento que el sol sale cada día para todos. El que no lo tiene es porque no se ha sacrificado, porque yo he conocido a personas que se iban cada domingo a comer a los restaurantes viviendo de alquiler y luego quieren tener alquileres baratos.

Yo no he ido de restaurantes y me he sacrificado para comprarme mi piso y sacar a mi familia. Pienso que tenía que haber una ley que castigara a estos señores que entran de alquiler en un piso y dejan de pagar. Eso obliga a andar de abogados; hay pisos que los destrozan por completo y reformarlo cuesta de 5 a 6 millones de pesetas. Eso no se gana en un año. Estos señores tendrían que estar fichados en los ordenadores de todas las inmobiliarias y los que tengan un mal comportamiento decirles que no se les da piso por mala conducta.