Con mucho orgullo

En respuesta a la carta de Fran publicada el día 26, he leído tus opiniones acerca del Orgullo y me gustaría decir que creo que tal y como está el mundo, todavía necesitamos días como éste. ¿Te acuerdas de Stonewall? Eso es lo que celebramos, un aniversario del 69 (no podía ser otro año) en el que empezamos a levantarnos y a decir aquí estamos.

Sé que es polémico, pero que la gente se sienta identificada o no es cosa de cada cual. Sin embargo, estarás de acuerdo conmigo con que la visibilidad y el ruido es lo único que puede llamar la atención general sobre nuestros derechos, aún negados hoy en día. Lo que aquí celebramos es la diferencia sexual, de apariencia, de fondo, de todo. Lo gay es Guide, Wilde y Behauvoir, pero también el cuarto oscuro y la pluma, y pretender negarlo es, sencillamente, limitar la libertad de los demás. Yo mismo he tenido muchos prejuicios contra la pluma, hasta que me di cuenta de que no era más que homofobia encubierta, y el hecho de ser gay no me diferenciaba de un skin. En fin, que el Orgullo puede que sea pelucón y mucho pintalabios, pero no se queda en eso.

A nadie se le obliga a salir, se puede luchar desde casa, pero yo animo a salir y gritar y celebrar la diferencia, a reírse de uno mismo y disfrutar con orgullo de ser quien eres y que te guste lo que te guste. Y dentro de eso, que cada cual elija lo que quiera.