Motos molestas

Me gustaría poder dormir por las noches, pero gracias a las motos y sus potentes motores es imposible. Me gustaría ver (¡y escuchar!) la televisión, pero gracias a los rugidos de las motos es imposible.

Me gustaría poder cruzar las calles de la ciudad sin tener que evitar las motos que pasan sin respetar el semáforo en rojo.
Motoristas, también nosotros tenemos derecho a disfrutar del silencio y a poder caminar por las calles.