Sobran leyes, falta aplicarlas

Me alegra saber que el violador de Pozuelo (19 violaciones confirmadas) ha sido condenado a 325 años de cárcel. Podría haber sido peor, cadena perpetua, pero me olvidé de que aquí no existe. No importa el número de violaciones o asesinatos que cometas, la condena máxima son 20 años, automáticamente reducida a la tercera parte, y en siete años, otra vez a la calle.

El Código Penal español sería el hazmerreír de todo el mundo si los resultados no fueran tan trágicos. Hay que proteger a la sociedad y no a los violadores, psicópatas y reincidentes.

Ya veremos cuánto tiempo el violador de 19 mujeres estará en la cárcel. ¿Alguien quiere apostar que más de siete años? Perderá la apuesta.