Maleducados con los chóferes

La semana pasada leí en un diario que en Barcelona éramos, en su mayoría, unos maleducados con los chóferes de los autobuses. Bien, quisiera romper una lanza en favor de los ciudadanos.
Bajo mi punto de vista, en parte tenían razón; digo en parte porque a veces se lo merecen, sobre todo ésos que están entrados los 60 años y que parecen «siesos», les saludas o les preguntas cualquier cosa y ellos ni se inmutan.

Por no hablar del nivel cultural tan bajo que poseen ciertos conductores, y que la empresa debería reciclarlos a ellos y no a los coches.

No creo que necesitemos videocámaras y sí beneficiarnos de los lujos que pagamos con el billete.