El uso del catalán

En respuesta a M.C.A. debo decirle que tiene toda la razón. Debe saber, además, que en Catalunya los castellanohablantes somos ciudadanos de segunda, por no decir de tercera. El conocimiento y el uso del catalán en todos los ámbitos, lejos de ser un derecho, es una imposición. Estoy cansada de que se me obligue a utilizar una lengua que, al fin y al cabo, no es la mía. Si les exigiéramos el mismo nivel de castellano que el que se exige de catalán, lloraríamos de risa.