Desfile con Orgullo

Ya están lanzando sus discursos quienes no soportan que otras personas manifiesten sus ideas y su forma de ser. Por supuesto que en el desfile del Orgullo Gay se verán culos. Pero lo que más veré –pues yo estaré allí– serán cientos de miles de personas que se manifestarán con su ropa de calle clamando que todavía quedan muchas discriminaciones hacia los homosexuales por superar. Y los que vayan más carnavalescos reivindicarán algo también muy importante: el derecho a la alegría después de tanta tristeza como nos han hecho vivir.

Pero tengan la certeza de que este desfile del Orgullo Gay será mucho menos bochornoso que el espectáculo que todos podemos ver con cada partido del mundial y, desde luego, mucho menos oneroso para los bolsillos de los contribuyentes que ese otro show que dará el Papa en Valencia.