Religión o ciudadanía

La asignatura de ciudadanía incluirá «la visión humana de la sexualidad», pero ¿la visión de quién? Es lógico pensar que sea la del Gobierno, que ya sabemos cómo opina al respecto.

¿Y si los padres opinan distinto y además han escogido para sus hijos clases de religión católica?

A esos alumnos se les enseñarán dos visiones distintas de la sexualidad; la de los padres y la moral católica por una parte, y la de la asignatura de ciudadanía, por otra; lo cual, desde el punto de vista pedagógico, es una aberración. Con la particularidad de que las clases de religión son voluntarias y no cuentan académicamente, mientras que las de ciudadanía son obligatorias y puntuarán como las otras asignaturas. Ya se ve que será un medio de adoctrinamiento ideológico en contraposición con las convicciones morales de muchos padres.