Ser anciano hoy

Cerca de 9.000 ancianos sufren malos tratos en España, la mitad por sus propios hijos.

No soy un anciano aún, pero con el tiempo lo seré. ¿Qué me sucederá? No lo sé. Ser anciano comporta pérdida de facultades, tanto físicas como mentales ¿Qué sucede entonces? Que si tienes que depender de alguien, te conviertes en una carga y nadie quiere «cargar con el muerto». Pero el anciano está ahí y, entonces, sucede lo que sucede: los maltratamos, los humillamos y, en vez de amor, les damos amargura, pena y soledad. Sería bueno que todos pensáramos que algún día nosotros también seremos como ellos, simplemente ancianos. Menos mal que aún hay mucha gente buena en el mundo que cuida de ellos con amor, cariño y honestidad. Para todos ellos y ellas, mi gran reverencia, pues simplemente hacen lo que tendría que ser normal y lógico.