Mi mascota y yo

Lidia Una fría noche de febrero, de hace ya la friolera de 13 años, tomando una copa, apareció una ‘cosita’ chiquitaja, sucia y hambrienta que, con una mirada tierna y triste nos pedía cariño, mucho cariño. Decidimos que la íbamos a adoptar de inmediato y, si bien es cierto que su aspecto no ha mejorado mucho, hoy es la reina de la casa. La llamamos Paquita y aquí la podéis ver durante unas fiestas.

Paquita Mi dueño dice que tengo más cruces que una autovía, cosa que a mí, la verdad, como no soy nada coqueta, no me ha preocupado nunca. Soy juguetona, comilona y muy buena. Me encanta pasear con mis amitos, a los que quiero más que a nada en el mundo. Aunque no tengo novio, tengo muchos ‘coleguillas’ por el barrio con los que me encanta jugar, aunque digan que ya estoy algo vieja.