El futuro, a una carta

Quería reivindicar la faena que últimamente suelen plantear a los sufridos opositores que aún tenemos los arrestos de presentarnos a los procesos selectivos de enseñanza secundaria.

Tras estudiar dos años (porque ofertan plazas en años alternos con primaria) y tener que abonar las tasas –hasta 60 euros–, al final todos, salvo las comunidades bilingües, convocan los exámenes el mismo día a la misma hora, de forma que, como nadie goza del don de la ubicuidad, te juegas tu futuro a una sola carta y pierdes el dinero invertido.