Cuanto más autogobierno, peor

La campaña publicitaria del Estatut transmite la idea de que la transferencia de competencias a la Generalitat en cualquier materia es una supuesta garantía de éxito. Sin embargo, la gestión autonómica deja mucho que desear.
Por ejemplo, desde que la Generalitat tiene competencias en Economía, la renta per cápita de Catalunya ha caído. ¿De qué sirve tener competencias, si salimos perdiendo?