Un insulto a las enfermeras

Desde el Sindicato de Enfermería Satse, deseo manifestar mi desagrado y rechazo al artículo publicado en su medio el día 24 sobre la prostituta Valèrie Tasso, en cuyo subtítulo se destacan las palabras «enfermeras sexuales».

Es un insulto hacia las enfermeras, unas profesionales cualificadas y comprometidas con los cuidados, con los conocimientos científicos y técnicos, las habilidades y aptitudes necesarias para estar cerca de los individuos en sus momentos más vulnerables: la enfermedad y la muerte.

El sindicato lleva años denunciando, tanto públicamente como en los tribunales, estos tratamientos ofensivos que, curiosamente, no se dan con los enfermeros.

No vamos a tolerar que se utilice la palabra enfermera en asuntos ajenos a los que le corresponden por definición, mucho menos en asuntos eróticos y sexuales.