Villarejo
de Salvanés

 

La Alcarria madrileña

Encuadrada entre los ríos Tajo y Tajuña, Villarejo de Salvanés guarda sabores y paisajes castellanos, como una puerta a la Alcarria que encuentra en sus calles un gran ejemplo sin salir de la Comunidad de Madrid.

 

Considerado como uno de los pueblos con más historia de la zona, Villarejo de Salvanés cuenta con un interesante pasado presente en los edificios que aún quedan en pie. Así, los ecos de la Encomienda Mayor de Castilla todavía resuenan en monumentos como su torre, única por su estado de conservación, o la Casa de la Tercia.

Esta villa, fundada a medidados del siglo XIII por la Orden Militar de Santiago, fue elegida en el siglo XV como desde por la Encomienda Mayor de Castilla.  A partir del siglo XVI Villarejo de Salvanés goza de sus momentos de mayor esplendor. Esto influyó tanto en el crecimiento de la población como en la construcción de muchos edificios emblemáticos, que fueron declarados Conjunto Histórico en 1974 y que todavía hoy se mantienen en muy buenas condiciones.

Un paseo por la Reconquista, las órdenes militares, el medievo, la Batalla de Lepanto y el cine, con el que la villa guarda una curiosa relación, no estaría completo sin degustar algunos platos, vinos y aceites tradicionales. La rica gastronomía de este municipio puede presumir de la combinación de influencias castellana y madrileña, con un aceite elaborado y guardado en la almazara más antigua de Europa y una tradición vitivinícola que resulta en grandes vinos para paladear con calma.

TORRE DEL HOMENAJE

El Castillo de Villarejo de Salvanés es, aún hoy, una figura emblemática de la villa, a pesar de que en pie solo se mantiene su Torre del Homenaje, una construcción planteada por la Orden de Santiago y en torno a la que, como si de una semilla se tratara, creció la población durante el siglo XIII.

Reformado de forma ambiciosa entre los siglos XV y XVI hasta transformarse en una fortaleza señorial, sirvió como defensa a la entrada septentrional de los territorios de la Orden en la Meseta Sur. Hoy, su patio de armas es la localización ideal para admirar sus restos y la imponente torre desde la que se protegía la zona.

Donde en su día se localizaron los bastiones, las caballerizas y las mazmorras se erige hoy el edificio cultural Luis de Requesens. Nombrado en homenaje al Comendador Mayor de Castilla, que guardaba especial cariño a Villarejo de Salvanés, fue construido en los años 40 del siglo XX para dar sede al Grupo Escolar y sirve hoy como centro de formación.

CULTURA… Y FIESTA

Como curiosidad, justo al lado del centro cultural aún se pueden observar unas naves blancas que, hace unas décadas, acogían la famosa discoteca Castill, una de las imprescindibles dentro de la Ruta del Bakalao y lugar de peregrinación nocturna de los jóvenes madrileños en los 90.

HERENCIA DE LA ORDEN

Un paseo por los edificios tradicionales de Villarejo de Salvanés permite intuir la importancia que la villa tuvo durante siglos, con ejemplos como la Casa de la Tercia, situada en un punto estratégico en el antiguo Camino Real de Valencia.

Sede de la Encomienda Mayor de Castilla y base de la Orden Militar de Santiago, este edificio servía como base para administrar los tributos de campesinos, comerciantes y viajeros, y tuvo funciones económicas hasta bien entrado el siglo XIX. Hoy, guarda en su interior distintas salas destinadas a exposiciones temporales o al Museo Etnográfico de Villarejo.

Otro gran ejemplo de arquitectura tradicional es la Parroquia de San Andrés Apóstol, perteneciente a la Orden Militar de Santiago y que sirvió además de fortaleza para los vecinos en tiempos de conflicto.

VIRGEN DE LA VICTORIA

También en el ámbito religioso se encuentra el Convento de Nuestra Señora de la Victoria. El templo de la patrona de la villa fue construido por Luis de Requesens, Comendador Mayor de Castilla y lugarteniente de Don Juan de Austria en Lepanto, para conmemorar la victoria de los cristianos sobre los turcos en esta batalla. Desde aquí todavía repican las campanas, cada 7 de octubre, para celebrar la festividad de la Virgen de la Victoria de Lepanto.

CONSTRUCCIONES COTIDIANAS

Como en otras villas, se conservan distintos lavaderos que servían como punto de encuentro a las mujeres de la localidad. En concreto, aquí se localizan la fuente lavadero del Pozo Marcos, que bebe de un manantial situado a 200 metros; y la fuente lavadero del Cañuelo, situada en la cuesta del mismo nombre, algo alejada del casco urbano, lo que permite descubrir en sus alrededores los paisajes de quejigos y encinares.

También recuerda a las costumbres del pasado el antiguo hospital, ejemplo perfecto de la arquitectura funcional civil del s. XVIII y claro reflejo del aprovechamiento de espacios: presente en Villarejo desde el s. XVI, sirvió de lugar de residencia para familias y fue recuperado como centro de salud en 1995.

MÉDICOS ILUSTRES

En el antiguo hospital de Villarejo de Salvanés trabajaron figuras ilustres como Mariano Benavente, padre del escritor Jacinto Benavente, que ejerció en Villarejo como médico rural antes de dirigir el prestigioso Hospital Niño Jesús en la capital.

EL PLATO CASTELLANO

Siguiendo con la herencia de la Alcarria, en Villarejo de Salvanés es fácil encontrar placeres gastronómicos al más puro estilo castellano. La bodega de Quintín (C/ Toril, 2), que se construyó sobre unas bodegas del siglo XVIII, se especializa en guisos, quesos y carnes de la zona, arroces y postres caseros.  

En la misma línea, el restaurante La Tercia (C/ Tres Cruces) se enfoca en la cocina de la comarca y es perfecto para aproximarse al tapeo más gourmet de la localidad, en un equilibrio perfecto entre sabores de la zona y propuestas actualizadas.

Esa innovación está presente también en Carmelo Gastrobar (C/ Encomienda, 30), donde podrás degustar los vinos de Villarejo de Salvanés, pertenecientes a la subzona de Arganda del Rey y con D.O. Vinos de Madrid, en compañía de la mejor cocina tradicional con productos de la tierra.

CATA DE ACEITES EN LA ALMAZARA

Villarejo es el municipio con el mayor número de hectáreas de olivar de la región y cuenta con reconocidas almazaras. Entre ellas, Cooperativa Pósito, la más antigua de Europa y que fue, en su día, la más moderna cuando, en 1798, el Comendador Mayor de Castilla decidió invertir en ella. Ofrece una visita a sus instalaciones todos los sábados por la mañana y degustación de aceites, algunos de ellos premiados internacionalmente.

ASOMARSE AL SÉPTIMO ARTE

Quizá la visita más curiosa de Villarejo de Salvanés sea su Museo del Cine (C/ Mayor, 49), el primero dedicado al cine profesional que se abrió en España. Cuenta con una de las colecciones más ricas de Europa de inventos del periodo precinematográfico, incluso con piezas de Edison y los hermanos Lumière.

Inaugurado en el año 2012, este museo se asienta sobre un antiguo cine rural, llamado en su día Cine París. Como si de una vuelta al pasado se tratase, en la actualidad existe una cabina de cine completa por cada decenio del siglo XX. Una forma divertida, didáctica y experiencial de acercarse al cine nacional e internacional.

VISITAS GUIADAS, CONSEJOS E INFORMACIÓN

La Oficina de Turismo de Villarejo de Salvanés (Plaza de la Iglesia s/n) cuenta con su propia página web, turismovillarejodesalvanes.es, en la que se pueden descubrir planes actualizados y distintas opciones de rutas, celebraciones y visitas guiadas.

Su horario de apertura al público incluye los sábados y domingos de 11.00 a 13.00 horas y de 17.00 a 18.00 horas; el resto de días, atienden bajo cita previa en el teléfono 627931034 o en el correo electrónico turismo@ayto-villarejodesalvanes.es.

BlueMedia Studio para Comunidad de MadridDiseño web: Sol García – Pablo Calahorra Subías |
Contenidos: Pilar Sanz | Bea Langreo | Manu Carrero – Fotografías: Cedidas por la Comunidad de Madrid, Ayuntamiento de Villarejo de Salvanés y Archivo