Palacios de Madrid: un recorrido de reyes por el arte y la cultura

La fachada frontal del Palacio de Aranjuez. Firma: Cortesía de Patrimonio Nacional

La historia de Madrid se guarda, en buena parte, través de sus palacios. Datados en diferentes épocas y construidos por necesidad (o capricho) de distintos reyes y altas esferas a lo largo de los siglos, la Comunidad de Madrid cuenta con un vasto patrimonio palaciego repartido por todo el territorio. 

«

Algunos son paradas imprescindibles en las guías de viajes de Madrid, y otros siguen siendo tesoros escondidos en puntos menos masificados de la ciudad. Los palacios de la región son numerosos y muy variados tanto en estilo arquitectónico como en épocas de construcción.  

Hay paradas en la ruta palaciega de Madrid que tienen sus puertas abiertas casi todos los días de la semana; otros se pueden visitar en fines de semana; y una tercera categoría, aún más exclusiva, solo admiten visitas en ocasiones especiales. Por ejemplo, de septiembre a diciembre de 2021, periodo en el que la Dirección General de Patrimonio Cultural celebra la octava edición de ¡Bienvenidos a palacio!, un programa que permite conocer de cerca 23 de los mejores inmuebles con tipología palaciega.  

En este artículo, recopilamos algunos de los palacios imprescindibles en una visita a Madrid, aunque puedes visitar muchos más aprovechando la iniciativa del Gobierno de la Comunidad, cuya lista completa puedes consultar aquí. ¡Toma nota! 

Con la colaboración de:

Palacio Real de Aranjuez  

El Palacio Real de Aranjuez en vista aérea. Firma: Belén Imaz 

Palacio Real de Aranjuez  

Erigido en la parte izquierda del río Tajo, el Palacio Real de Aranjuez es uno de los más espectaculares de la Comunidad de Madrid. Tanto es así que, en su día, fue elegido por los Borbones para establecer su residencia en primavera.  

La historia de este inmueble real se remonta a 1561, cuando Felipe II ordenó su construcción a Juan Bautista de Toledo, con relevo posterior de Juan de Herrera. Con orígenes de casa palacio perteneciente a los Maestres de Santiago, fue devastado por dos incendios que arrasaron gran parte de su arquitectura de madera.  

Su segunda vida llegó en 1717, cuando Felipe V ordenó el trazado que hoy conocemos al arquitecto Pedro Caro Idrogo. Su fachada principal, firmada por Giacomo Bonavia, está datada en el reinado de Fernando VI, mientras que las dos alas laterales y la capilla pública, obra de Sabatini, se ejecutaron durante la época de Carlos III. En el frontal se recogen, como recordatorio de estas épocas, figuras de los tres reyes que invirtieron en su construcción.  

Sus interiores, ornamentados con buenos ejemplos de decoración rococó, guardan piezas únicas en porcelana y obras de arte firmadas por Lucas Jordán, Vicente López y Esquivel, además de colecciones de muebles que muestran cómo era la vida cotidiana de las familias reales. En su exterior, no obstante, está su mayor joya: unos imponentes jardines que se mantienen impolutos a pesar del paso de los siglos.  

Datos útiles:  

Dirección: Plaza de Parejas (Aranjuez). 

Horario: De octubre a marzo: martes a viernes, de 10.00 a 16.00 h. Sábados y domingos, de 10.00 a 18.00 h.  

Precio: General 9 €. Tarifa reducida 4 €.  

San Lorenzo de El Escorial 

Exterior de San Lorenzo del Escorial. Firma: Belén Imaz 

San Lorenzo de El Escorial 

Con una posición privilegiada en plena Sierra de Guadarrama, el palacio y monasterio de San Lorenzo del Escorial funcionó como residencia de verano real a medio camino entre Madrid y La Granja de San Ildefonso.

En esta ocasión, fue Felipe II el responsable de la construcción del conjunto, emplazado en esta localización para conmemorar la Batalla de San Quintín. Firmado por Juan Bautista de Toledo y Juan de Herrera, este monasterio cuenta con la calificación de Patrimonio Mundial por la UNESCO desde 1984.  

No es para menos: su Basílica monumental, el Panteón Real (donde se encuentras enterrados distintos monarcas españoles de las casas Austria y Borbón), el Panteón de los Infantes, las Salas Capitulares, la Biblioteca y, por supuesto, sus patios, dan buen ejemplo del lujo y modo de vida de los monarcas.  

En la vertiente artística, su Museo de Arquitectura y Pintura cuenta con una importante colección de pinturas de El Greco, Tiziano, Ribera, Luca Giordano, Zuccaro, Tintoretto, Veronés, Velázquez, El Bosco y Zurbarán, además de esculturas de Monegro, Bernini y Cellini. Todo un paseo por el arte y la cultura más monumentales de Madrid.  

El conjunto arquitectónico se completa, además, con otras construcciones como la Casa de los Oficios, la Casa de los Infantes, la Casa de la Reina, el Real Coliseo de Carlos III y sus Jardines Históricos, de alto valor botánico.  

Datos útiles:  

Dirección: Calle de Juan de Borbón y Battemberg s/n, San Lorenzo del Escorial. 

Horario: De octubre a marzo: martes a viernes, de 10.00 a 16.00 h. Sábados y domingos, de 10.00 a 18.00 h.  

Precio: General 12 €. Tarifa reducida 6 €.  

Palacio Real de Madrid 

La fachada principal del Palacio Real de Madrid. Firma: Cortesía de Patrimonio Nacional 

Palacio Real de Madrid 

Madrid puede presumir de tener el palacio más grande de Europa Occidental y uno de los mayores del mundo. Con 135.000 metros cuadrados y un total de 3.418 habitaciones, esta edificación, situada en pleno centro de la capital (a unos pocos metros de Gran Vía y la Puerta del Sol), es uno de los mejores ejemplos de la arquitectura palaciega de la Comunidad de Madrid 

Utilizado de forma habitual por SS.MM. los Reyes de España en sus distintos actos oficiales, además de residencia oficial del Rey de España, este palacio es una de las pocas residencias oficiales de jefes de Estado abierta al público.  

Aunque el Palacio Real presente data del siglo XVIII, se asienta sobre el solar del antiguo Alcázar de Madrid, fortaleza medieval que Felipe II convirtió, desde 1561, en la residencia oficial de los Reyes de España. El antiguo edificio se quemó, junto a gran cantidad de obras de arte del Siglo de Oro español, en la Nochebuena de 1734, y se reconstruyó al mando de Felipe V y bajo la batuta de Filippo Juvara y su discípulo Giambattista Sachetti, con toques también de Francisco Sabatini, arquitecto del primer rey que volvió a habitar el Palacio, Carlos III, en 1764.  

En su interior, habitaciones como el cuarto del rey Carlos III, el Salón del Trono y la Cámara de Gasparini, los aposentos de Carlos IV y María Luisa o la Real Armería aportan información muy valiosa sobre el modo de vida y gustos de cada uno de los monarcas, con grandes ejemplos de arte rococó italiano y piezas de fino mobiliario francés.  

Sus alrededores son también espectaculares: los jardines conocidos popularmente como Campo del Moro, parque adyacente a palacio creado por Felipe II, son hoy uno de los rincones verdes más especiales de la ciudad, y cuentan con terrazas perfectas para disfrutar de un refrigerio una vez terminada la visita al Palacio. 

Datos útiles:  

Dirección: Plaza de Oriente, Madrid. 

Horario: lunes a sábado, de 10.00 a 19.00 h. (Jardines hasta las 00.00 h.) Domingos y festivos, de 10.00 a 16.00 h.  

Precio: General 12 €. Tarifa reducida 6 €.  

Palacio Real de El Pardo 

El exterior y el jardín del Palacio del Pardo. Firma: Cortesía de Patrimonio Nacional 

Palacio Real de El Pardo 

Históricamente, el Palacio Real de El Pardo funcionaba como cazadero real dada su ubicación en el monte homónimo, un espacio natural de extraordinario valor que es, todavía hoy, el bosque mediterráneo más importante de la Comunidad de Madrid. Mandado construir, ya como palacio, por el Emperador Carlos V en el siglo XVI y ampliado en el XVIII en el mandato de Carlos III, es un edificio muy vinculado a la historia de España.  

Desde 1983, funciona como Residencia Oficial de jefes de Estado Extranjeros siempre que se encuentran de visita oficial en España. Su arquitectura fue novedosa por las techumbres de pizarra a la flamenca, sus caballetes y chapiteles, ideados por Felipe II, fanático también del arte italiano. Por ello, su interior reunió obras maestras de Tiziano, Antonio Moro y sus discípulos, destruidas más tarde en un incendio en 1604, que solo dejó en pie la sala de Gaspar Becerra en la torre suroeste.  

Con sucesivas ampliaciones y modificaciones por parte de Felipe III, Felipe V y Carlos III, este inmueble, que funcionó para los dos últimos como residencia real de enero a abril, recoge hoy tapices diseñados por Goya, los Bayeu y otros pintores de la época, además de ricas decoraciones en la línea palaciega.  

Datos útiles:  

Dirección: Calle Manuel Alonso, Madrid. 

Horario: martes a domingo, de 10.00 a 19.00 h.  

Precio: General 9 €. Tarifa reducida 4 €.  

Palacios en la ciudad  

El Palacio de Cristal, desde su exterior. Firma: Javier Sánchez 

Palacios en la ciudad  

La lista de inmuebles de arquitectura palaciega cuenta con cerca de una treintena de referencias en la Comunidad de Madrid, y muchos de ellos se pueden visitar durante un paseo por el centro de la ciudad.  

Entre estos, destacan ejemplos como el Palacio del Marqués de Linares, actual Casa América, situado en la Plaza de Cibeles y construido bajo la orden del financiero José Murga, marqués de Linares y vizconde de Llanteno; o el Palacio de Cibeles, a apenas unos pasos del anterior, que hoy en día es sede del Ayuntamiento de Madrid. Declarado Bien de Interés Cultural con categoría de Monumento desde 1993, otrora llamado Catedral de las Comunicaciones, e inaugurado en el año 1919, este inmueble fue construido por los arquitectos Antonio Palacios y Joaquín Otamendi como sede de la Sociedad de Correos y Telégrafos de España.  

Otro imprescindible es el Palacio de Gaviria, situado muy cerca de la madrileña Puerta del Sol. Fue construido entre 1846 y 1847 por el arquitecto Aníbal Álvarez Bouquel bajo el mandato del banquero y bolsista Manuel Gaviria y Douza, que pudo permitirse una de las construcciones más lujosas de la época, con un exquisito estilo italiano bajo la inspiración del romano Palacio de Farnesio.  

En un paseo por el Parque de El Retiro podemos encontrar otro de los palacios más curiosos de Madrid, hoy una de las sedes del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía: El Palacio de Cristal. Erigido en 1887 y firmado por Ricardo Velázquez Bosco con motivo de la celebración de la exposición de las Islas Filipinas, su función primigenia fue exhibir plantas y flores de suelo filipino como se haría en un invernadero.  

De museo a museo, la sede principal del Museo Nacional Thyssen-Bornemisza se asienta sobre el Palacio de los duques de Villahermosa. Reformado por Antonio López Aguado en 1805, fue residencia de duques y, posteriormente, hotel para nobles de todo el país. Su reforma más reciente corrió a cargo de Rafael Moneo con el objetivo de albergar la colección de pinturas del Barón Hans Heinrich Thyssen-Bornemisza, visitables en el palacio desde 1992.  

Estos son algunos, pero hay muchos más. Descubre tu ruta de palacios ideal y encuentra más información en la web www.turismomadrid.es 

BlueMedia Studio para Turismo Comunidad de MadridTexto: Beatriz Langreo | Diseño web: Pablo Calahorra Subías