Cómo ser poliamoroso y no morir en el intento

Cómo ser poliamoroso y no morir en el intento

Lucia Etxebarría
LUCÍA ETXEBARRIA PERIODISTA Y ESCRITORA

Una famosa presentadora de televisión escribió un libro sobre crianza de hijos. Ella tiene una interna a tiempo completo que se los cuida. Y probablemente ni siquiera escribió el libro, solo se limitó a poner la cara en la portada. Una amiga, muy decepcionada tras leerlo, me dijo que no pensaba volver  a leer un solo artículo o libro que pontificase sobre ningún tema si no estaba segura de que quien lo escribía lo hacía desde la experiencia directa.

Cuando escribí un libro sobre poliamor estaba metida de lleno en una historia poliamorosa. Yo mantenía dos relaciones paralelas con dos hombres, Álvaro y Berto, con la máxima transparencia. A su vez, uno de ellos mantenía una relación con otra mujer, Cristina, que sabía perfectamente que yo existía. En teoría todo era claro como el cristal y perfectamente transparente. En teoría.

Álvaro no entró porque quisiera, sino porque no sabía cómo  salir. Competía. Creía que antes o después yo dejaría a Berto. En cuanto a Cristina, era una aspirante a artista con ínfulas y el hecho de que yo hubiera triunfado en un campo en el que ella había fracasado estrepitosamente hizo que se le revolvieran por dentro todas sus carencias. Conspiró todo lo posible hasta que consiguió que Berto me dejara. No por celos, sino por envidia. En cuanto Berto me dejó, ella dejó a Berto. Él no tenía mayor interés para ella, en realidad.

Ninguno, sobre todo los que somos muy curiosos y/o creativos, estamos en paz con nuestros demonios

Álvaro lo pasó tan mal que acabó ingresando en una clínica con un cuadro de estrés. Ya tenía problemas de ansiedad antes de conocerme, pero se agravaron por una situación que le sobrepasaba.

La historia que yo viví acabó mal para todos los implicados. Pero ¿cuántas historias monógamas acaban igual de mal?  Mire a su alrededor: ¿cuántas parejas de larga duración realmente felices conoce? El caso es que siempre que nos implicamos emocionalmente sacamos a la luz carencias, miedos, fantasías y deseos muy profundos. Nos exponemos mucho. Una relación a dos puede salir tan mal como una relación a tres o a cuatro. Y muchas relaciones que aparentemente son a dos en realidad son a tres o a cuatro solo que alguno de los implicados no lo sabe.

La fidelidad y la exclusividad en una pareja puede llegar a ser aburrida, monótona, estresante. Porque ninguno, sobre todo los que somos muy curiosos y/o creativos, estamos en paz con nuestros demonios. Los demonios son bastante listos: te hacen creer que el infierno va a ser un paraíso. A veces yo intento convertirme en mi propia exorcista, pero siempre acabo conjurando a los demonios de los demás. Es decir, si uno profundiza mucho, si se implica mucho en las relaciones íntimas, acaban saliendo a la luz historias, recuerdos, que llevaban años enterrados. A, B y C se tuvieron que enfrentar a sus propios miedos. A sus propias carencias y competencias.

Muy poca gente quiere aprender a amar en libertad, o aprender a compartir. Hay gente que no ha nacido para la monogamia, pero la abraza porque el poliamor puede ser mucho más peligroso. El dolor se anestesia, es cierto. Pero uno se paraliza, y deja de crear.

Todo lo que implica conocerse más a uno mismo implica dolor. Pero apartarse de uno mismo y vivir toda la vida poniéndose una máscara tampoco es la solución. Quizá la solución sencillamente no exista. Quizá la vida no sea más que una búsqueda permanente.

Síguenos en Facebook para estar informado de la última hora:
Publicada en la dirección url http://www.20minutos.es/opiniones/lucia-etxebarria-tribuna-como-ser-poliamoroso-no-morir-intento-2931490/ accede a la noticia online capturando este código en tu móvil Código QR

Cerrar

Mostrar gráfica

¿Cómo leer la gráfica?

  • Hay tres variables que se distinguen por colores: ECO de 20minutos.es, en rojo; ECO en redes sociales, en verde, y ECO total (una combinación de los dos anteriores), en azul. El usuario puede activar o desactivar cada una de ellas en cualquier momento con los botones que aparecen justo debajo de la representación gráfica.
  • Al pasar el ratón por cada punto de la gráfica aparecerá el valor (en porcentaje) de cada una de las variables que estén activadas en una fecha y una hora concretas.
  • Zoom: Al seleccionar una zona de la gráfica cualquiera, esta se ampliará. Automáticamente aparecerá un botón a la derecha con las letras reset zoom. Pinchando ahí, la gráfica volverá a su posición inicial.

Más información

Hemos bloqueado los comentarios de este contenido. Sólo se mostrarán los mensajes moderados hasta ahora, pero no se podrán redactar nuevos comentarios.

Consulta los casos en los que 20minutos.es restringirá la posibilidad de dejar comentarios