La democracia dura ya más que la dictadura

La democracia dura ya más que la dictadura

Carlos Santos
CARLOS SANTOS PERIODISTA

Se cumplen 39 años desde que los ciudadanos aprobaron la Constitución sobre la que se sustenta nuestro sistema de convivencia. Se cumplían entonces 39 desde que empezó la dictadura militar iniciada con la victoria de Franco en la Guerra Civil. O sea, que a partir de ahora podremos decirlo con toda propiedad: el actual sistema democrático ha durado ya más que el régimen dictatorial de Franco.

Algunos hablan del ‘régimen del 78’, en términos despectivos. Allá ellos. Eso que llaman ‘régimen del 78’ es la democracia, ni más ni menos: una de las quince o veinte más avanzadas de la tierra. Lo dije por primera vez en público hace un par de años, en un debate en la Universidad de Getafe con Elpidio José Silva, que es de los que echan pestes –las echó al menos ese día– sobre la democracia española.

–Que alguien me diga veinte más sólidas o mejores –reté.
Elpidio, que es un tenaz y preparado combatiente ideológico, empezó a decir nombres:
–Suecia, Noruega, Islandia, Finlandia, Canadá, Gran Bretaña, Francia, Italia, Alemania, Estados Unidos...

No pasó de ahí. Mientras yo me permitía una maldad dialéctica ("¡Qué jartá de monarquías!"), otro participante en el debate le hizo notar su extrañeza por la inclusión en esa lista de Estados Unidos, un país donde a un lado del río aplican la cadena perpetua y al otro condenan a muerte. Aquellos a quienes he invitado a entrar en ese juego tampoco han dado muchos más nombres, por una razón muy simple: no los hay. A pesar de nuestra nacional-católica tendencia a mortificarnos, los datos son los que son: la democracia española es una de las más avanzadas de la tierra y su Constitución, una de las más flexibles y eficaces. Para confirmarlo no hace falta el Democracy Index de The Economist: basta con viajar un poco por ahí.

El tránsito fue protagonizado, urgido, vigilado y sancionado en las urnas por los ciudadanos

Eso no es por casualidad. Es porque en la construcción de esa democracia se implicaron personas que antes se habían dejado el pellejo en luchar contra una dictadura y otras lo suficientemente listas como para saber que esa dictadura no podía sobrevivir al dictador. Detrás de esa constitución estaba una sociedad en efervescencia, que fue la auténtica protagonista de la transición. El tránsito fue protagonizado, urgido, vigilado y sancionado en las urnas por los ciudadanos, que decidieron ‘pasar página’ (la expresión la usó por primera vez en el Congreso el nacionalista Xabier Arzalluz) sobre la guerra civil. Se ha escrito mucho sobre ese periodo, pero nadie lo ha contado desde flancos tan atinados como Genovés en su cuadro El Abrazo o la canción Libertad sin ira, escrita bajo inspiración directa del periodista Juan Tomás de Salas.

Fue tan rotundo el cambio que esos ciudadanos, ya en pleno ejercicio de sus poderes democráticos, en 1982 borraron del mapa a dos líderes y dos partidos sustanciales en ese proceso: Suárez, Carrillo, la UCD y el PCE. El uso que hayamos dado luego a los instrumentos democráticos es otra cuestión. Pero ahí están, empezando por una Constitución cuyos valores ha defendido muchas veces el general Julio Rodríguez, hoy dirigente de Podemos, y de la que Julio Anguita, faro para indignados, ha dicho en más de una ocasión: "Lo que hay que hacer es cumplirla".

Conviene recordarlo, ahora que todos estamos advirtiendo la fatiga de materiales del sistema y la conveniencia de revisar los planos. Como con el actual mapa político no va a ser fácil repetir el consenso, igual tendremos que seguir conviviendo por un tiempo con esta Constitución. No hay que rasgarse las vestiduras. Si fuéramos capaces de hacerle los cuatro retoques urgentes en los que todos están de acuerdo (a los que yo sumaría un reajuste del Tribunal Constitucional para que la última palabra nunca más la digan esos señores), con esa Constitución podríamos llegar lejos. Incluso a celebrar un referéndum en Cataluña, si las partes implicadas lo decidieran. No estaría mal.

Síguenos en Facebook para estar informado de la última hora:
Publicada en la dirección url http://www.20minutos.es/opiniones/carlos-santos-tribuna-democracia-dura-mas-que-dictadura-3203082/ accede a la noticia online capturando este código en tu móvil Código QR

Cerrar

Mostrar gráfica

¿Cómo leer la gráfica?

  • Hay tres variables que se distinguen por colores: ECO de 20minutos.es, en rojo; ECO en redes sociales, en verde, y ECO total (una combinación de los dos anteriores), en azul. El usuario puede activar o desactivar cada una de ellas en cualquier momento con los botones que aparecen justo debajo de la representación gráfica.
  • Al pasar el ratón por cada punto de la gráfica aparecerá el valor (en porcentaje) de cada una de las variables que estén activadas en una fecha y una hora concretas.
  • Zoom: Al seleccionar una zona de la gráfica cualquiera, esta se ampliará. Automáticamente aparecerá un botón a la derecha con las letras reset zoom. Pinchando ahí, la gráfica volverá a su posición inicial.

Más información